(Publicado en Diario Córdoba 10/12/15)

ENTREVISTA

Marcial Gómez: “Los españoles merecemos un país con mejores oportunidades”

CANDIDATO DE CIUDADANOS AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

  •  Candidato Marcial Gómez, cabeza de lista de Ciudadanos. - Foto:SANCHEZ MORENO
    Candidato Marcial Gómez, cabeza de lista de Ciudadanos. – Foto: SANCHEZ MORENO

MARIANO ROSA 10/12/2015

 

NACIO VILLANUEVA DE LA SERENA (BADAJOZ) EN 1972.

TRAYECTORIA ESTUDIO DERECHO EN LA UNIVERSIDAD DE CORDOBA. EJERCE DESDE EL AÑO 1997 COMO PROCURADOR Y PERTENECE A LA JUNTA DE GOBIERNO DEL COLEGIO. FUE UNO DE LOS FUNDADORES DE CIUDADANOS EN CORDOBA EN EL 2013.

–Esta es su primera campaña. ¿Responde a lo que esperaba?

–Es mi primera campaña como candidato, pero he participado en las europeas del 2014, donde íbamos, prácticamente, siete amigos con una mochila por los pueblos. El mismo día de las elecciones, en la que íbamos de apoderados, nos llegaron a preguntar en Pozoblanco si veníamos de Cataluña. Luego ayudé a Isabel Albás en las andaluzas y también participé en las últimas municipales. Todavía llevamos pocos días de campaña y quizás si me lo pregunta más adelante diré que es agotador. Físicamente me encuentro bien. Creo que tenemos un proyecto muy sólido y esa es la base de una buena campaña.

 

3–La supresión del Senado, de las diputaciones, la reforma del Poder Judicial- ¿No son muchos cambios para un partido sin experiencia de gobierno?

–Tan importante son las reformas que proponemos como el orden para llevarlas a efecto. Antes de suprimir hay que plantearse qué modelo de Estado queremos y a qué administraciones afecta. Una vez que se clarifiquen esas competencias es cuando se podrán abordar las supresiones propiamente dichas. Se busca optimizar las distintas administraciones y evitar duplicidades para que resulten menos costosas.

 

–¿Salen las cuentas de esas reformas?

–La supresión y la fusión producen un ahorro de 5.000 millones y con ese dinero pagaríamos la reforma fiscal de tres puntos de bajada del IRPF y el complemento salarial garantizado. Tenemos un gran equipo económico que ha hecho esos cálculos. Fíjese si es responsable ese trabajo que hacen que en un principio se iba a proponer un mayor descenso de los impuestos, pero se revisaron las cuentas y no ha sido posible.

 

–En esa apuesta de regeneración democrática o institucional, ¿se decantan por la monarquía o la república?

–La mejor manera de elegir a cualquier representante político es la urna. Estamos en un sistema con monarquía parlamentaria y pensamos que no es un debate urgente para la sociedad española. Hay que poner en valor si la representación que ejerce el Rey resulta más práctica que la que pudiera ejercer un presidente de la república. Proponemos abordar un estatuto de la Corona, quiénes son los miembros de la Familia Real y cuáles son sus competencias, para que luego no tengamos más sorpresas desagradables. Somos republicanos, pero no antimonárquicos.

 

–Uno de los puntos estrellas de la política económica de Ciudadanos es el contrato único con indemnización creciente. ¿Eso supone derogar la Reforma Laboral?

–Hace falta derogar esa ley. En la actualidad hay muchos modelos de contratos y el que proponemos sería nuevo en España aunque viene funcionando en otros países. Pensamos que generaría trabajo en tanto en cuanto el empleador puede llegar a un punto en el que le sea imposible, por el devenir de la empresa, quedarse con el trabajador. Hay quien critica este modelo diciendo que es el despido libre y se demoniza al empresario, que se quiere quedar con un buen trabajador. El empresario se encuentra a los seis meses con un escalón brutal y le es más fácil despedir y contratar a otro, y eso es lo que queremos cambiar. Es imposible que con esa movilidad los trabajadores tengan un proyecto de vida

 

–¿Contribuirá Ciudadanos al mantenimiento de la Iglesia?

–Iglesia y Estado deben estar separados. Eso significa que en la educación y en los actos institucionales no debe estar presente la Iglesia. Reconocemos la libertad religiosa y especialmente la mayoría de confesionalidad católica de los españoles. Crucifijos en las escuelas públicas, no; en las concertadas, no nos vamos a meter en la decoración. Queremos que la Iglesia se financie a sí misma y que pague el IBI. Y no solo la Iglesia: sindicatos, partidos políticos y patronal deben autofinanciarse y se suprimirían subvenciones.

 

–¿Qué les diría a aquellos que consideran Ciudadanos una marca blanca del PP?

–También dicen lo mismo respecto al PSOE. Recibimos críticas desde los dos extremos, lo que nos coloca donde queremos estar: en el centro político. Se habla en estos días de la operación Menina, en la que el PSOE dice que hay un complot de Ciudadanos para hacer presidenta a Soraya. Y también otra opuesta, el tripartito de perdedores, donde es al contrario. Estamos en un proyecto nuevo y diferente.

 

–Dé un motivo para votar a su partido.

–Es un proyecto nuevo, centrado, sensato, lleno de propuestas factibles y que frente a proyectos indefinidos de la vieja izquierda, y agotados si miramos a la vieja derecha, suponen renovación e ilusión por cambiar las cosas. Hemos venido a hacer política porque nos hemos cansado de sufrirla. Nuestra prioridad son las personas y los españoles merecemos un país con mejores oportunidades.