La parlamentaria andaluza de Cs asegura que “ni los trabajadores del laboratorio ni los agricultores y ganaderos de la comarca pueden vivir con esta incertidumbre”

“Nos sorprende la falta de concreción de la Junta de Andalucía con respecto al laboratorio agroalimentario de Montilla”, así lo ha asegurado la parlamentaria andaluza de Ciudadanos por Córdoba, Isabel Albás, quien ha visitado las instalaciones del laboratorio agroalimentario de Montilla.

“Queremos saber la realidad de la situación en la que se encuentra este laboratorio, ya que no sabemos exactamente lo que quieren hacer. Lo único que conocemos es que hay un decreto pendiente de aprobación del cual desconocemos su contenido”, ha manifestado Albás quien ha destacado que “en Ciudadanos tenemos claro que desde el diálogo y con indicadores y datos en la mano es la única forma de tomar decisiones acertadas”. Asimismo ha anunciado que “nos vamos a interesarnos por lo que quiere hacer la Junta la Andalucía con este laboratorio, ya que da servicio a muchos agricultores y ganadores de la zona. En una zona con una denominación de origen no entendemos el porqué de esta situación y porqué el laboratorio se encuentra con esta incertidumbre”.

Por otro lado, la parlamentaria andaluza de Cs ha asegurado que “ni los trabajadores del laboratorio ni los agricultores y ganaderos de la comarca pueden vivir con esta incertidumbre”, sobre todo cuando “la carga de trabajo en este laboratorio es importante tal y como ellos mismos nos han manifestado”, ha subrayado Albás.

En cuanto a lo que va a hacer Ciudadanos, la diputada andaluza de la formación naranja ha recordado que “nosotros siempre estamos dispuestos a reunirnos con todos los colectivos que lo deseen, pero este es un problema que debe solucionar la Consejería de Agricultura, que es la que tiene que reunirse con ellos y tomar la decisión de una forma consensuada”.

En relación al traslado de dicho laboratorio a Córdoba, Albás ha incidido en “el diálogo como la única vía para solucionar esta situación” y ha destacado que “hay basarse en los datos, ya que todo no es dinero. Si un traslado a Córdoba supone que nuestros productos puedan perder calidad al reducirse la fiabilidad de esos análisis por la distancia, hay que estudiar bien si merece la pena”, ha concluido.