Vilches asegura que “detrás de estas incoherencias está la debilidad de una alcaldesa que ha preferido siempre someterse a las presiones de la extrema izquierda sin explorar otras opciones moderadas”

“La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio ha cambiado cuatro veces de opinión en tres meses en relación al cambio del callejero”, así lo ha denunciado el presentante de Cs en la Comisión municipal de Memoria Histórica, José Luis Vilches, quien ha recordado que “la alcaldesa decía hace apenas tres meses que la decisión de la comisión no sería vinculante, para mostrarse poco después partidaria de convocar una consulta en la que los vecinos decidiesen su posición o, posteriormente, de buscar un consenso”.

Según Vilches “la condición de alcaldesa maniatada y sujeta a los caprichos de la extrema izquierda que tiene Ambrosio hace que su política sea vacía”.

En relación a la comisión de Memoria Histórica el también viceportavoz municipal de Cs ha asegurado que “dicha comisión ha estado viciada y condicionada desde su mismo origen. De ahí que Ambrosio se olvide de sus posiciones anteriores y se muestre partidaria de que se use el rodillo para bloquear peticiones que hace menos de tres meses ella misma defendía”.

“Detrás de estas incoherencias está la debilidad de una alcaldesa que ha preferido siempre someterse a las presiones de la extrema izquierda sin explorar otras opciones moderadas” ha afirmado Vilches. Asimismo, ha manifestado que “Ambrosio en este tema, como en muchos otros, ha puesto de manifiesto una falta de autonomía que causa bochorno en la máxima responsable de la ciudad” y ha argumentado que “de ahí, de esa cesión continúa a sus socios de gobierno, que la tienen maniatada, proceden los continuos cambios de opinión que ha ido mostrando desde finales del año 2017 hasta la actualidad”.

Para Vilches “Isabel Ambrosio parece decidida a afrontar el último tramo del mandato volcada hacia una política de gestos, con mucho de marketing, en la que tres partidos tratan de concentrar el voto de la izquierda radical. Y eso es una gran lástima para Córdoba”.

Por último, el concejal de la formación naranja ha destacado que “llegados hasta a este punto de caos e incoherencia, defendemos que sean los vecinos quienes decidan si se quita o no el nombre de esas calles. Ya que a la oposición ni se la escucha -y lo único que se intenta es manipular su imagen con una moción viciada de antemano, que al menos se escuche a la población”.